Regreso a clases: 6 consejos para evitar lesiones en la columna

Comparte esta nota en:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Los dolores lumbares en etapa escolar son comunes y la probabilidad de sufrir estas molestias crecen con la edad. Estudios señalan que al llegar a la adolescencia, 2 de cada 5 menores habrán sufrido algún tipo de dolor en la zona lumbar de la espalda. Por esta razón, es importante conocer sus causas y formas de prevenir, para que el retorno a clases presenciales sea seguro.

Aunque es una realidad que los niños que cargan mochilas muy pesadas pueden quejarse de dolor en la zona lumbar de la espalda, no se ha demostrado que el peso de la mochila esté directamente asociado con la aparición de algún tipo de lesión o enfermedad.

Sin embargo, lo que sí se ha visto es que, con el fin de estabilizar la marcha cuando el peso es demasiado, el niño tiene la tendencia a doblar su tronco hacia adelante y a arquear la espalda. Esta postura ‘antinatural’ es la que podría desencadenar dolor. Por esta misma razón, y a fin de evitar dolores en la zona lumbar, es recomendable que el peso de la mochila no sea superior al 10% del peso corporal del niño.

A fin de prevenir dolores lumbares, y hacer que el regreso a las clases presenciales sea seguro, te entregamos los siguientes consejos respecto de la mochila:

  1. Busca una mochila ligera para evitar añadir peso al necesario por los libros o los útiles escolares.
  2. Que tenga correas anchas y acolchadas en los hombros para evitar zonas de presión.
  3. Acolchado de la parte trasera que aumente la comodidad y evite posibles lesiones con objetos afilados dentro de la mochila (lápices, reglas, etc).
  4. En lo posible, además considerar, que la mochila cuente con cinturón abdominal para compartir el peso con el tronco.
  5. Que tenga múltiples compartimentos que permitan distribuir el peso uniformemente.
  6. Enseña al niño a utilizar las dos correas en los dos hombros, y ajustar adecuadamente la longitud de las mismas.

Ante cualquier duda, recuerda consultar con el equipo de traumatólogos de nuestra clínica, porque en Clínica Tarapacá estamos para ti.