Displasia Broncopulmonar: Una guía para conocer esta enfermedad

Comparte esta nota en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La displasia pulmonar (DBP) es una afección que afecta principalmente a recién nacidos prematuros. Según datos internacionales, un 95% de niños que sufren de DBP, nacieron con menos de 34 semanas de gestación.

Esta es una enfermedad crónica que desarrollan bebés prematuros, y en algunos casos, con bajo peso, y esto se da principalmente por la falta de desarrollo de sus pulmones al momento de nacer o porque estuvieron conectados a ventilador en sus primeros días de vida. En este mismo sentido, los síntomas que esta enfermedad presenta en los niños, son: coloración de la piel hacia un tono azul, tos, respiración acelerada, y que cualquier infección  avanza rápidamente en cuanto a su gravedad.

Por otro lado, un niño con displasia broncopulmonar debe tener extremo cuidado de no contagiarse de enfermedades respiratorias, como virus sincicial respiratorio (VSR) o influenza, infecciones típicas de invierno, ya que el cuadro se presentará mucho más intensamente que en un niño sano”.

Finalmente, es importante recalcar la necesidad de que los padres de niños prematuros consulten a su pediatra y conozcan acerca de esta enfermedad, ya que la prevención de enfermedades estacionarias es clave para evitar complicaciones en los más pequeños.

Puntualmente, se sugiere lo siguiente:

  1. Controlar la fiebre del menor, si la temperatura aumenta, es probable que la infección progrese rápidamente.
  2. Evitar llevar a niños a ambientes donde pueda enfermarse.
  3. Evitar resfríos.
  4. Realizar limpieza nasal.

Te invitamos a conocer el equipo de pediatría de Clínica Tarapacá, preparado todos los días para cuidar la salud de los más pequeños del hogar.