Asfixia por inmersión en niños: Prevenir y actuar rápido para salvar una vida

La asfixia por inmersión es la primera causa de muerte entre los niños de 1 a 4 años, con alrededor de 300 casos al año. Según los especialistas, bastan tan sólo 30 segundos bajo el agua y 3 minutos sin recibir maniobras de primeros auxilios para sufrir consecuencias neurológicas y en el peor caso, la muerte.

Jugar en el agua para los niños puede ser muy divertido, sobre todo en verano que las altas temperaturas invitan a refrescarse, por eso es muy importante la supervisión del adulto en todo momento, ya que la mayoría de los casos de asfixia por inmersión ocurre cuando el adulto a cargo del o los menores desvía su atención por un momento.

Por otro lado, es necesaria una cultura de aprendizaje en torno a este tema, puesto que es necesario tener un grado de responsabilidad en el sentido de que un niño no se puede bañar en cualquier sitio, hay lugares demarcados como ´prohibido bañarse´, lo mismo pasa en lagos, ríos de intenso caudal y vertientes.

Finalmente, la mejor forma de prevenir casos de asfixia por inmersión es:

  • Enseñarle al pequeño el respeto por el agua.
  • Vigilancia en todo momento, si el cuidador debe atender otro asunto, es preferible que el niño le acompañe.
  • Si tiene piscina en casa, debe cercar y asegurarse que entre los espacios de la reja no caiga la cabeza del niño.
  • En caso de sufrir asfixia por inmersión, debe actuar rápido, realizar primeros auxilios y buscar ayuda de un servicio de urgencia.

En Clínica Tarapacá tenemos disponible para ti nuestro Servicio de Urgencia, para atender tus necesidades en cualquier momento.